Un Minuto de Silencio

mono-negro

Baje las escaleras muy rápido sin saber lo que me esperaba en la planta baja.

Era un día normal como cualquier otro, la mañana era agradable atípico del mes de Enero ingrese al centro de trabajo cerca de las  8:00 de la mañana 7:50 para ser exacto subí al cuarto piso para colocar mi huella en el checador, regrese un buen día a mi compañero domestico que con sus herramientas de trabajo esperaba impaciente en el lobby  para poder ingresar y comenzar su faena, un segundo después las puertas de cristal se abrieron como dando la bienvenida a lo desconocido y lo que estaba por venir.

Pensé en saludar a mis compañeros de trabajo, son muy puntuales y estoy seguro que se encontraban allí reunidos para su platica matinal de café con pan, pero ese día no fue así decidí darme la vuelta y llamar al elevador para que me regresara a  la planta baja, recordando que estaba ascendido y mi nuevo puesto de trabajo me esperaba en otro lugar.

Inicie mi recorrido habitual para comprar mi café el aditivo revulsivo de todas las mañanas, pase por detrás del edificio donde se ubican un par de sucursal interna de bancos conocidos justo a espaldas de RH unos pasos mas adelante se encuentra la Secretaría de trabajo lugar donde se reúnen a diario compañeros transitorios en busca de esperanza, lugar de caras conocidas y saludos.

Continúo mi trayecto a espaldas del Edificio Anexo área abierta donde se observan grupos de compañeros platicando para acabar su cigarro e incorporarse cada quién a sus áreas respectivas; Con café en mano me incorporo en otra ruta alterna para llegar de manera más rápida a mi destino mi lugar de trabajo temporal, todo se desarrollo en un ambiente normal realizamos nuestra labores de trabajo rutinarias, cerca de las dos de la tarde el personal  hizo una pausa para tomar sus alimentos, el desenlace estaba por venir  la mayoría estaba regresando de comer otros ya estaban en sus lugares y otro tanto el que se queda o compra comida para terminarla en su lugar.

Apagué mi equipo de computo, tome mi abrigo que estaba en el respaldo de mi silla, mis labores por ese día habían terminado, lo siguiente era llamar al elevador para checar mi salida, en eso estaba cuando mi compañera me pregunta la hora le marco cuarto para las cuatro, me contesta ya es hora vámonos! En ese momento el lugar se cimbra sentimos un temblor por cierto anormal, toda la estructura brinca como si hubiera estado suspendida en el aire por 3  segundos y vuelto a caer , hay interrupción de energía de forma general , la gente del piso alarmada dice: esta temblando! en espera de la siguiente reacción, la mirada en las personas te indica que por lo menos siguen dos movimientos más, para finalizar con el desquiciante vaivén de la mega estructura “puedes tomar un punto fijo y mirar tras el cristal al horizonte podrás constatar el desplazamiento en centímetros, esto ya lo viví en un temblor muy fuerte que se había sentido en Marzo del año anterior”.

 Esta vez no fue así, que temblor tan raro no?. fue como una especie de ”ola”  señalo; si!… ella me contesta como un ligero salto, no escuchamos ningún ruido ni si quiera estábamos cerca de imaginar el infierno que se estaba viviendo en ese momento en la planta baja; Un minuto después los celulares se encargaban de escupir las primeras noticias de que algo había ocurrido, la primera teoría y la mas rápida era que el cuarto de calderas había explotado, para eso ya empezábamos a desalojar el piso por las escaleras internas de forma ordenada, debo aclarar que en esos momentos que vas bajando las interminables escaleras tu cabeza empieza a formular diversidad de preguntas y pensamientos dignos de un momento de peligro.

Ojala y no sea nada grave!, es uno de la primeros pensamientos que formulas , luego…. De haber sabido me hubiera traído tenis, después… pero que abra pasado?…Apúrate estorbo! Seria un transformador el que reventó?. Órale ni en situaciones de peligro sueltas el celular!.. Que demonios hago aquí?. Y el colmo gente en sentido contrario tratando de salvar sus pertenencias personales que olvidaron, es un hecho real.

Finalmente cuando llegamos al mezzanine 2 los compañeros de guardia ya habían trazado un cerco para no permitir el descenso a los primeros pisos, nos evacuan por el nuevo puente que conecta con el otro edificio, la explosión había quebrado algunos cristales, la nube de polvo y conmoción aun no se disolvía, el temor había invadido lo dos primeros pisos del mismo aun no sabíamos lo que había pasado pero el ambiente se sentía tenso; el pánico y el horror estaban por  desbordarse.

Busco la manera de ubicar desde mi perspectiva el edificio dañado no logro establecer contacto visual, las maquinas tragamonedas de servicios de café y alimentos  me restan visibilidad, descubro un pasillo entre las escaleras y una pequeña sucursal de banco, para entonces la mesura que había adquirido para enfrentar la situación  y mis nervios pendían de un hilo, miro a la derecha un escalofrío invade mi cuerpo en cuestión de segundos recorre como una descarga de electricidad, Dios mío! la imagen queda grabada en mi disco duro para siempre como sacada de una escena de una película americana dirigida por Oliver Stone.

Hierros retorcidos, pedazos de escombro, cristal y papeles regados donde era antes admisión de documentos y la gente que estaba allí?…Siempre había gente allí!…y la gente que hace fila para checar?.. Debió haber gente en ese momento!, entonces hay muertos! si hay muertos! todo desapareció! mi cuerpo entró en shock, considerando la dimensión de los daños era evidente que había perdidas humanas.  Fue una de mis entupidas conjeturas que hice en ese instante, el impacto que me lleve al ver el vomito infernal de aquel estallido de gran magnitud y que a su vez era un hecho iba a traer consigo trágicas consecuencias.

Camino el puente hacia mi salvación atónito, todavía no podía creer lo que estaba sucediendo, para cuando salí de las instalaciones, empezaban a llegar las primeras ambulancias, gente de protección civil y seguridad publica  acordonaban el paso a los vehículos que circulaban por Ave. principal, las puertas se habían cerrado solo daban acceso a personal autorizado y de rescate. La acera de la avenida completamente llena de gente, en los restaurantes  todavía había muchos compañeros terminado de comer, personas utilizando sus teléfonos tratando de contactar al familiar extraviado o simplemente cuestionando que había pasado, mujeres en su mayoría en estado crítico a punto de colapsar, caras de angustia y miradas en busca de respuestas.

Conmocionado aún y sin entablar algún signo de comunicación con algún ser humano, continuo en estado catatónico se me ocurre que es hora de comunicarme con mi familia para enterarla de los hechos y hacerle saber que estoy bien antes que se riegue la noticia como pólvora; finalmente los pongo al tanto de la situación que se esta viviendo en esos momentos simultáneamente aparecen las primeras imágenes en un noticiero en televisión manejando un corto circuito en las instalaciones.

Lo que siguió ya todos lo saben, fueron horas de angustia y de ardua labor por parte de Rescatistas, Topos, Protección Civil, Cruz Roja y Bomberos para rescatar dentro de los escombros a heridos  y cuerpos de compañeros caídos, hasta la fecha las cuadrillas no paran de trabajar en el retiro de escombro, limpieza y recuperación de documentos; de estas tragedias también surgen historias de vida héroes reales que permanecen en el anonimato que arriesgaron sus vidas sacando personas de la zona cero, conozco a dos de ellos mi admiración y mi respeto, mi mas sentido pésame a las familias de los compañeros que perdieron la vida en este trágico suceso, a los otros que siguen hospitalizados luchando por su vida espero se restablezcan pronto para poder estrechar su mano nuevamente, como también a conocidos que perdieron a algún hermano, hijo, tío ó papá trabajador a ellos decirles que la vida continua y que Dios les de pronta resignación y paz.

Eran casi las cuatro de la tarde la gente se preparaba para salir y regresar con su familia, pudo ser cualquiera era un área común por donde generalmente transitamos doy gracias a Dios por protegerme y no estar presente en el lugar de los hechos, envío 37 plegarias al cielo y pido un minuto de silencio.

 Padre nuestro que estas en el cielo…

Anuncios

Un pensamiento en “Un Minuto de Silencio

  1. Me gusta también esta versión la verdad no pierde su esencia y es bueno que la hallas publicado es una manera de sanar todas las emociones de ese día,me uno a ti al dar las gracias a Dios por estar sano y salvo y lamento mucho las perdidas humanas de este accidente como dice pudo se cualquiera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s